Desde las huevas hasta el plato. El mítico Mar del Norte, tierra de vikingos y leyendas, el lejano Golfo de Alaska, donde el agua dulce de los glaciares y la salada del Pacífico se mezclan dando lugar a espectaculares fenómenos naturales… mares donde el salmón costea, remontando los ríos en época de reproducción para desovar en su cabecera.

Lugares hasta los que Martiko ha llegado, siguiendo la tradición y el saber hacer de los arrantzales, pescadores de los muy cercanos puertos gipuzkoanos, que partían hacia la lejana Terranova en largas y difíciles singladuras. Salmón de Alaska, entre la leyenda y la modernidad. Pescado de forma tradicional en las cristalinas aguas de Alaska. Este salmón, oncorhynchus nerka, es el más apreciado a nivel mundial por su exquisito sabor y la tonalidad de su carne.

En Martiko somos firmes defensores de la pesca sostenible, garantizando el mantenimiento de la diversidad y disponibilidad de los recursos pesqueros y asegurando la supervivencia de una especie sin afectar negativamente a otras del ecosistema.

A esto hay que añadirle el tratamiento posterior, el salado y el ahumado con maderas nobles que lo convierte en un producto único que, gracias al rápido procesado no es que llegue a nuestros clientes en las mejores condiciones de presentación y sabor, es que les transporta al corazón del lejano Pacífico Norte.

Noruega, paraíso del salmón

Dicen que a los noruegos les corre agua salada por sus venas. Y en Martiko podemos dar fe de ello. Llevamos desde 1992 trabajando mano a mano con ellos, al igual que con sus vecinos irlandeses y escoceses. Con personal propio que en origen y, junto a los mejores proveedores, nos hace llegar cada semana el mejor pescado certificado y con los sellos de calidad más exigentes.

Trazabilidad garantizada desde las huevas

Desde los años 60 en los que se inició la acuicultura hasta nuestros días, los procesos se han ido mejorando y volviendo más exigentes. En los 80, Noruega la convirtió en una pujante industria y pocos años después, Martiko se sumaba a un método de cría que hoy supone el 90% de los salmones que podemos encontrar en el mercado.
Desde entonces, podemos ofrecer a nuestros clientes una trazabilidad garantizada desde las huevas, tras la fertilización y el desove y su posterior traslado al mar. Después viene la cría en amplias redes cónicas, de unos 100 metros de diámetro hasta su paso a las empacadoras.
El ahumado, parte clave del proceso, es realizado íntegramente por nosotros. Seleccionando las maderas adecuadas y controlando la temperatura durante todo el proceso.

Convirtiendo en objetivo lo subjetivo

La calidad no deja de ser una atribución de cualidades, y únicamente cobra sentido cuando viene acompañada de un término mucho más tangible: gestión. Y en esa Gestión de la Calidad es en la que, cada día, nos volcamos todas y cada una de las más de 400 personas que formamos el equipo de Martiko.

Esta auto exigencia tanto personal como profesional se traduce en la aplicación de los estándares más altos de calidad existentes hoy en la Unión Europea, en la implementación de procesos innovadores supervisados, aprobados y autorizados por las Autoridades Sanitarias de Navarra.

Mimo y dedicación

Con nuestro mimo, cariño y dedicación conseguimos un producto único. Con los procesos y estándares que aplicamos conseguimos que ese producto esté siempre en las condiciones óptimas, preservando al máximo las propiedades y sabores de cada uno de sus ingredientes.

Como resultado obtenemos altas valoraciones, anualmente, en los procesos de certificación de calidad, el reconocimiento de los grandes profesionales de la cocina y nuestra presencia en miles de hogares de todo el mundo.

IFS logo - Nuestra Ruta

OTROS COMPROMISOS MARTIKO

BIENESTAR ANIMAL

Por el cuidado de nuestros animales

CALIDAD

Convirtiendo en objetivo lo subjetivo

TRAZABILIDAD

Ser los mejores y los más seguros

RSC

Respeto y compromiso